Skip navigation

Long-run growth and demographic prospects in advanced economies

Thumbnail
View
945,98 kB
Authors
Issue Date
2012
Physical description
27 p. : tab., gráf.
Abstract
This paper analyses the long-run growth rates of advanced economies, based on demographic factors. To this end, growth is broken down into two components: growth in productivity (GDP per working-age person) and the projected rate of growth of the working-age population. Productivity is assumed to grow in the longrun at a constant rate equal to that of the technology leader, whereas the demographic projections are those of the United Nations. This simple methodology abstracts from other factors normally considered in the literature on long-term growth, such as the convergence process (we focus on advanced economies) and heterogeneity in participation and employment rates. However, the results do not differ much from those obtained using these other approaches (which are richer, but also more speculative), although the growth rates turn out to be somewhat lower in most cases. They indicate a general deceleration of growth in advanced economies in the coming two decades, due to a slowdown in working-age population growth. Japan, Germany, Italy and Spain face the least favourable growth dynamics in our sample, as these countries face reductions in the size of their workforces. By 2050 France and the United Kingdom could have overtaken Germany to become the largest economies in Europe. In the case of Spain (whose working-age population is expected to peak in 2024) the growth rate of GDP will progressively decline to just below 2% over the following decade

Este documento analiza las tasas de crecimiento de largo plazo para una muestra representativa de economías avanzadas, sobre la base de las perspectivas demográficas. Para ello, se descompone el crecimiento del PIB en dos factores: el crecimiento de la productividad (definida como PIB por persona en edad de trabajar) y el crecimiento de la población en edad de trabajar. En particular, se supone una tasa de crecimiento de largo plazo de la productividad constante e igual a la del líder tecnológico, y para la población se toman las proyecciones demográficas de Naciones Unidas. Esta metodología sencilla no tiene en cuenta otros factores utilizados en la literatura del crecimiento de largo plazo, tales como los procesos de convergencia –por lo que este documento se centra exclusivamente en economías avanzadas– o la heterogeneidad en la participación y las tasas de empleo. Sin embargo, los resultados de este trabajo no difieren mucho de otros estudios basados en un conjunto más amplio de supuestos. En todo caso, los resultados apuntan a una disminución generalizada del crecimiento en las economías avanzadas durante las próximas dos décadas, debido a un descenso del crecimiento de la población en edad de trabajar. Japón, Alemania, Italia y España son los países de la muestra analizada que se enfrentan a los escenarios demográficos más adversos, con reducciones de su fuerza laboral. En el caso de la economía española se espera que el crecimiento de la población en edad de trabajar (la cual alcanzaría su máximo en 2024) se ralentice, lo que posiblemente contribuirá, de manera progresiva, a reducir la tasa de crecimiento del PIB a largo plazo (situándose ligeramente por debajo del 2% en la próxima década). Hacia el año 2050, el tamaño de las economías de Francia y Reino Unido podría haber sobrepasado al de Alemania
Publish on
Documentos ocasionales / Banco de España, 1206
Subjects
Appears in Collections:


loading